martes, 29 de noviembre de 2016

Reseña de 'La taberna: Una libreta para el recuerdo' (Silvia Gual)






Para leer la reseña en Libros de ensueño sigue este enlace



NOTA DEL AUTOR

Una reseña de mi querida Silvia. 
Es especial porque hablamos de una de las personas que más me conoce y más paciencia ha mostrado conmigo y mi difícil trayectoria.
Sin su presencia, cariño, apoyo y amor, ni Joel, ni la novela, ni yo mismo hubiésemos podido aspirar a ningún final feliz. 
<3




Cabecera de Silvia Gual en su blog 



Conocemos a Joel, un chico de treinta años, que en estos momentos esta pasando por una época bastante mala de su vida, por culpa de su enfermedad, bipolar, y una adicción al alcohol.
Con esa mezcla explosiva su mente se ve nublada y no para de buscar un poco de luz para seguir un camino.
Una libreta siempre esta con el, en ella relata trozos de su yo interior, y con esta libreta luchara para salir de la autodestrucción en la que se encuentra desde hace mucho tiempo en la que la oscuridad parece haber conquistado todo, excepto una luz de un farolillo.

Este libro es difícil de reseñar, pero lo intentaré. El libro esta escrito en tercera persona y vemos como Joel lucha contra su adicción y su enfermedad mental, lo curioso de esto es que el autor sufre de lo mismo, así que nos encontramos con su propia lucha, ya que él ha luchado contra eso. Así que nos encontramos con un libro donde vemos por lo que ha tenido que pasar el autor para llegar al día de hoy. También es un libro que nos hace entender mejor lo que es la bipolaridad, ya que mucha gente tiene una idea equivocada de ella, y nos consigue meter de lleno en la historia y ponernos en la piel del protagonista.
Una de las cosas que mas me han gustado son los personajes que crea la mente de Joel para poder seguir luchando contra sus miedos y su adicción. Entre estos personajes nos podemos encontrar a Conciencia, Experiencia, Ilusión. Como podéis ver personaliza sus propias emociones como su fueran personajes y hablara con ellos, y la verdad es que eso hace muy interesante el libro.
Lo que también me ha parecido muy original es en la forma que esta hecho el libro. Nos encontramos con Joel y su libreta, y mientras conocemos a Joel también se nos deja ver lo que escribe en dicha libreta, esas partes se llaman extractos de la libreta y nos los encontramos a final de los episodios y nos ayuda mejor a entender a Joel y por lo que esta pasando. También nos ayuda a conocer mejor esa enfermedad y como afecta el alcoholismo en ella.
Es un libro que me ha enganchado y me lo he leído rápido, lo único que me resulto un poco lento fue el ultimo extracto, ya que es muy largo y se hace un poco pesado, pero aparte de eso me lo leí en un suspiro.
Y, en serio, no le deseo a nadie, ni a mi peor enemigo, vivir lo que ha tenido que vivir Joel, pero también tengo que felicitarle por esa lucha interna en la que se ha sumergido, ya que no es nada fácil.

En resumen, es un libro que te hace abrir los ojos sobre lo que sufren las personas con enfermedades mentales, la bipolaridad en concreto, añadiendo también una adicción al alcohol, que la verdad es algo común. Recomiendo este libro a la gente interesada en estos temas y que quieran saber, desde el punto de vista de alguien que lo ha vivido, lo que es vivir así y luchar cada día para mantenerte en pie, aunque creas que ya no puedes más. Si buscas un libro para pasar el rato, este no lo es. Así que animo a leerlo, ya que te puedes encontrar con sorpresas y puede que cambien tu forma de ver a ciertas personas.


Nota: 4,7 / 5






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 25 de noviembre de 2016

Saga Identidad: TYLERSKAR (Un personaje muy personal)



ATENCIÓN

Este artículo puede contener pequeños spoilers de la saga




La saga Identidad, compuesta hasta la fecha por dos entregas independientes tituladas ‘La cabaña’ y ‘La taberna: Una libreta para el recuerdo’, alberga muchas coincidencias entre dichas obras.

No destriparé más allá de lo necesario.
Los protagonistas de esas novelas gozan de un rico mundo interior en el que gustan de zambullirse para, primero analizar hasta la extenuación la situación en la que se encuentran, y segundo planear un plan para emerger si bien no indemnes sí reforzados.

De entre todos esos protagonistas, una nutrida mayoría escribe con asiduidad.
Ya sean documentos que albergan protegidos de la distorsión que supone el paso del tiempo o páginas escritas de una libreta que siempre habrá de acompañarles, es en muchos de esos anexos (en el caso de ‘La cabaña’) y extractos (presentes en ‘La taberna’) donde conocemos una de las coincidencias entre las novelas: El personaje Tylerskar.

Tylerskar es, ni más ni menos, la visión puntual y experimental que los protagonistas tienen, en el momento en que escriben sus aventuras, de sí mismos.
Digo puntual porque Tylerskar es un personaje en constante cambio y evolución. 

Califico de experimental porque lo sitúan en escenarios y tesituras de variopinta naturaleza.

Sin embargo, el personaje es fuerte en sus puntales base.






Tylerskar es un individuo de edad indefinida.
No por escribir sobre él, o junto a él, supondrá que en un escrito posterior a otro éste sea mayor.
De hecho, el personaje no obtiene una evolución evidente hasta que logra derrumbar los muros del problema que estén tratando de resolver sus sufridos creadores.

La saga Identidad pretende que el lector, en la medida de lo posible, enriquezca con su propia experiencia vital e identidad todos los pasajes por los que concentre su vista y su imaginación.

No obstante, como autor, dispongo de una imagen fuerte y sólida para Tylerskar.
Cercano a los treinta y con una madurez cambiante en función del momento y la motivación que lo mueva.
Eso puede sonar interesado e incoherente.
Para no limitarme a remitir al lector de estas líneas a las obras de la saga para comprobarlo, añadiré que Tylerskar imprime grandes dosis de impulsividad a sus actos.
Como si supiese que se trata de un personaje literario.

Toda esta información se puede extrapolar a sus creadores, y a su vez al creador original.
No es de extrañar, pues, que la primera lectura que recomiendo para introducirse en el universo de la saga sea la de ‘La cabaña’, pues pese a resultar de una complejidad mucho mayor que ‘La taberna’, se adentra como un misil expeditivo hasta el mismo centro de la psicosis.
El hecho de la sospecha de Tylerskar acerca de su naturaleza artificial y, por lo tanto, amplia libertad de acción, pudo contribuir a que la psicosis resultase muy difícil de gestionar y comprender, o simplemente ser una consecuencia directa de ella.

Como para el resto de sus creadores.

El mapa de ‘La cabaña’ permite divagar detenidamente este aspecto, entre muchos otros.








Enérgico, vital y despierto, Tylerskar luce su media sonrisa siempre que puede sacando a relucir parte de su dentadura.

Afeitado excepto por una perilla en la barbilla, su rostro delgado en el que destacan sus pómulos tiene como acabados unos generosos labios siempre mordisqueados y pellizcados, una nariz prominente y unas pobladas cejas que otorgan a su penetrante mirada de ojos marrones una aura de misterio e incluso peligro o emoción.



Sin embargo esto solo es la visión que yo vierto sobre mi personaje.

La intención, y por eso la novela no es rica en descripciones dedicadas a Tylerskar, es que cada lector pueda construirse al suyo propio.



El laberinto de su mente, su mapa psicológico, abre las suficientes puertas como para que se insinúen muchas otras. El abarcar su totalidad o aprovechar un número concreto para hacer del personaje algo propio es algo que sugiero y recomiendo.



Tratándose de un individuo en permanente baile con el oleaje maníacodepresivo, he incluido varios audiomontajes en este artículo, pues tanto la voz como los aspectos que evocan forman parte del mundo interior que mueve al personaje.

Idealista, soñador, inconformista, perfeccionista…
Divertido, entrañable, sentimental, pasional…

Inmaduro, risible, acomplejado, inseguro…

Prepotente, autoritario, extremista, egocéntrico…



Y así podría continuar creando grupos y adjetivos, algunos de los cuales Tylerskar graba a fuego en las novelas mientras que juega con otros como si de pelotas que mantener en un circuito aéreo se tratasen.

Unos se mantienen largo tiempo. Otros se caen y se descartan. Otros se van recuperando.

Tylerskar cree que está muy vivo.


Se trata de un personaje muy personal.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 17 de noviembre de 2016

Proyecto VR writers (Parte de V)




VR writers es el resultado de la asociación como escritores de R. Crespo y Víctor Fernández García.


En su primera colaboración, ‘Un ritual en la taberna’, fusionaron en un universo alternativo escenarios y personajes de dos de sus novelas, ‘Ritual’ y ‘La taberna: Una libreta para el recuerdo’ respectivamente.
El proyecto VR writers nace de esa colaboración que tan satisfechos está dejando tanto a los lectores como a los propios autores.


Si bien su primera colaboración quedó atada al marco de la festividad de Halloween en un especial por su acontecimiento en 2016, el proyecto VR writers mira al horizonte a corto, medio y largo plazo con la firme intención de mantener el nivel del primer especial o, a ser posible, superarlo.


Si eres escritor y tienes una novela de la que amas a un personaje, esta es tu oportunidad.
Escríbenos a proyectovrwriters@gmail.com, presentando tu novela, escenario característico y personaje preferido.
Estudiaremos la posibilidad de ofrecerte estar presente en uno de nuestros especiales, con al menos una parte de un capítulo escrita por ti y el maravilloso mundo que has creado.



Así se presenta mi proyecto con R. Crespo, que podéis encontrar en redes tales como Facebook, Twitter, Google +, Wattpad o Sweek.

Antes de hablar del VR writers, pues considero que con la presentación anterior uno ya puede hacerse una idea general del concepto del proyecto, me gustaría contar una pequeña gran historia.

Ésta nace como lo hacen las historias verdaderamente especiales: Con una mezcla de oscuridad y luz. En ese orden.
Corrían fatídicos días para mí cuando no hace ni dos años una chica con perfil en blogger dejó un comentario en mi blog de Relatos del País de Nunca Jamás.

Una fuerte y tormentosa guerra contra la dependencia al alcohol, así como los cíclicos y severos golpes en mi psique por parte de un trastorno maníacodepresivo en fase aguda, me tenían no contra las cuerdas, pero sí dando tumbos en mi vertiente artística.


De vez en cuando, de entre la amplia amalgama de relatos de diferentes géneros que fraguaba, emergían textos de carga tan metafórica como autobiográfica, siendo los comentarios en éstos los que más acariciaban mi alma.

Así pues, al ver una misteriosa pero agradable foto de perfil acompañada del nombre R. Crespo, sin darme cuenta ya me encontraba leyendo lo que no serían más que las puertas a un mundo, qué digo, Universo, del cual tengo el inmenso placer de conocer y un poquito pertenecer.

No sería el único comentario de esos prolegómenos en la amistad que finalmente tuvo forma con paciencia y buen hacer.
A cada lectura crecía mi interés y, tras encontrarla en una red social, acabé aterrizando en Leyendas y Mitos de Soradia, un blog con una serie de historias conectadas de una saga que me maravilló por completo.

Esos serían los principales rayos de luz en una relación de la cual desconectaba asiduamente para zambullirme en un océano de alcoholemia muy mal gestionada.
Sin embargo parecía que la empatía entre Rocío, como la llamaré a partir de ahora, y yo, daba incluso para perforar la capa de la adicción tóxica y enraizar en ella lo bonito de una sana amistad.
En forma de curiosas fiestas online plagadas de ocurrencias e improvisación yo encontré una manera de salvar la considerable distancia que siempre nos separa, pero que con imaginación y altas dosis de buen humor hoy en día es en parte dada al engaño.


Cuando comentaba algún escrito mío sentía en sus palabras como de algún modo se había zambullido en el significado de mis metáforas encriptadas hasta dar con la mismísima clave de su esencia.
Algo parecido ocurría, al parecer, cuando yo hacía lo propio a leerla a ella.
Este hecho apuntalaba nuestra amistad también en el ámbito literario, creando una sintonía muy agradable desde la que comunicarse.


Pasó el tiempo y fui descubriendo el resto de blogs de Rocío, haciéndome una vaga idea de lo que en realidad abarca el trabajo que desde hace tanto tiempo lleva a cabo.

Pero como he dicho, en esta historia la herida que deja la oscuridad no solo está bien presente, sino que incluso habría que situarla en primer lugar.

Mis dificultades emocionales mezcladas con los estados ebrios me alejaban de la buena senda en un camino literario que englobaba lectura y escritura, correcta y profunda capacidad de reflexión.


Así pues se produjo un apagón.
La relación y la amistad pareció extinguirse.
Como un espejismo de un eco al que nadie jamás llamó.

El frío que nace de la triste desesperación del alcohólico lo congeló todo.
Así transcurrieron meses, tan largos como el tiempo en apariencia soleado en el que nos habíamos podido ir conociendo.
Hasta que cuando todo parecía destinado a caer en el olvido, cuando ya el contacto se resumía a una cordialidad casi meramente profesional… Estalló una revelación en mi cabeza.


Mi historia desde ese momento, hace ya seis meses, en el que dejé atrás el alcohol espero que para siempre, está repartida en mis diferentes redes y espacios web, pero bastaría para lo que trato de explicar con decir que estallaron las puertas que bloqueaban mis deseos de relacionarme desde el bien.

Y cómo no, ahí estaba R., una excelente escritora y mejor persona aguardando pacientemente a que mi mejoría permitiese a nuestra bonita amistad florecer como nunca.

Es en este punto donde, tomando como referencia la presentación de VR writers del comienzo de este escrito, un lector ajeno tanto a ella como a mi persona podrá ya comenzar a atar cabos, en la tarea de comprender lo especial e ilusionante que resulta este proyecto.


Como si del dolor y el sufrimiento, en un arranque de vida oscuro y hostil, el protagonista de una profunda historia viese en seco una luz al final de un angosto túnel.
Como si tras un valiente y resuelto caminar hacia ella que acaba por hacer emerger al personaje en la cúspide de una montaña con vistas a un paradisíaco bosque mágico bañado en luz del sol.

Así es VR writers.

Pues nace de lo más bonito que puedo concebir de la amistad.

De lo más empático y divertido que considero que tienen las relaciones en el campo de la literatura.


R., Rocío, R. Crespo, tanto da.

Me alegro enormemente de haber dado con esta persona en el camino.
Que se haya llegado a convertir en una compañera con la que recorrer ciertos emocionantes tramos de él.

Hay comentarios en referencia a lo que trato de transmitir con lo que escribo que aún conservo en mi interior con gran gratitud en algún tipo de pedestal emocional.


En mi vida hay una reducida multitud por la cual profeso un amor que trata de asociar a su pasión un profundo respeto.

Mis siempre fieles padres.

Mi querida pareja Stela.
Mi exigente hermana.
Familia y grandes amigos que no solo han sobrevivido a una época infernal, sino que ahora permanecen a mi lado o si son de nueva hornada no se asustan ante lo preocupante de mi diagnóstico y biografía.

En ese mapa Rocío tiene su lugar especial también.
Y siempre lo tendrá.

Iba a presentar VR writers lo mejor posible. Esa iba a ser mi intención.
Supongo que confesando todo lo expuesto por esa R y habiendo perfilado un poco la V… Algo habré conseguido.


Sois más que bienvenidos al hogar del proyecto VR, cuyas dos plantas principales son dos hogares en sí mismos:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 12 de noviembre de 2016

Un ritual en la taberna (Capítulo quinto)















El camino.
Con claridad, profundidad y consistencia, con todos sus tramos pasados y esquivos.

Justo cuando se encontraba más protegido por el beso que Olivia le estaba regalando, un monumental cúmulo de información golpeó su mente atiborrando el almacenaje de recuerdos.

Mientras su lengua acariciaba el contorno de los dientes de Olivia, mordisqueando unos labios con dulzura pero también con deseo, Joel optó por saborear hasta sus últimos instantes la maravillosa experiencia que aquella noche de Halloween había tenido a bien entregarle.

Lentamente, el recorrido de sus labios fue picoteando la comisura de los labios de su encantadora compañera, mientras ecos de lo acontecido le hacían regresar a esa boca en la que tan a gusto parecía encontrarse.


Sin embargo, su corazón había recuperado, felizmente, el dueño que tanto ansiaba.

¿Dónde debería estar Stela? 
¿Qué habría estado haciendo desde que aconteció la pérdida de memoria?
Las preguntas comenzaban a amontonarse en la entrada de la conciencia de Joel, que haciendo caso omiso, solo por unos valiosos segundos más, dejaba que llamasen fuertemente a las puertas de su psique mientras él ya se despedía de Olivia.

Al poco, sus labios se separaron, invitando a sus cabezas a alejarse unos escasos centímetros, suficientes para que ella atinase a distinguir el reflejo de lo que estaba ocurriendo en su mirada.

– Ha sido increíble. – Dijo Olivia, un poco boquiabierta y con una sonrisa incrédula despertando en su rostro. – Pero… – Dejo que esa palabra quedase pendiendo del hilo de lo pausado. 
Joel le puso punto y final.
– … Pero algo maravilloso ha ocurrido. – Sentía su mirada brillar con una intensidad que por algún motivo había quedado olvidada. Recuperó la compostura, soltando la cintura de Olivia para agarrar su mano diestra con ambas manos. – ¡He recuperado la memoria!

Olivia dejó escapar una exclamación algo contenida, mientras dejaba que su sonrisa se soltase del todo al tiempo que apartaba su cabello a ambos lados de su cabeza, en un intento por recuperar también su propia compostura.

Fueron juntos a la barra, alejándose del centro de un salón donde la fiesta parecía ya menguar de su punto álgido, retornando algo de la calma y paz que caracterizaban a la taberna.

Olivia, mientras hablaba animadamente con Joel, que la ponía al día de cuanto consideraba representativo en su vida, parecía inquieta ante el hecho de que unas misteriosas ojeras habían aparecido al mismo tiempo que el intenso brillo en la mirada de su acompañante.

En algún punto de la mente de éste, un cementerio asaltado por una niebla que ya se elevaba hasta un metro por encima del suelo, veía como su fosa común había sido excavada.
Desde dentro.


– Has vuelto, maldito seas. – Resolución miraba, desde la altura del promontorio en el que se encontraba el cementerio, el poblado donde se perfilaba la luz de la taberna en la que Tylerskar estaba pasando la noche de Halloween.
Su interlocutor no hablaba, tan solo sonreía, mostrando sus fauces.
– ¿Qué es lo que piensas hacer? – Resolución ponía todo su asco en su tono y su expresión.
– Lo sabrás en Navidad. – Dijo el ser resucitado. La entidad más temida por Tylerskar. La más controvertida para Joel. El Monstruo.








Joel había recuperado su memoria y yo todo lo que había querido olvidar en unos míseros instantes que, tal vez, recordaría a lo largo del tiempo que mi sufrimiento durara fuera de allí.
—Me alegro mucho por ti —dije mientras frotaba con suavidad mis manos y ambos nos acercábamos a la barra.

Durante unos minutos me estuvo poniendo al tanto de lo que, para él, era lo más importante de su vida. Me limité a escuchar y a sonreír de vez en cuando, no quería tener que tomar el relevo y contar mis penurias. No cuando al menos él tenía un motivo para estar contento.
Por suerte, se me pasaría en un par de meses... O más.
—No olvidaré nunca este encuentro. —Aproveché una de las pausas de Joel para soltar aquello. No había tenido que pensarlo mucho para expresarlo en voz alta—. Estaré encantada de volver a verte... Pronto. —Sonreí.
—Seguro que nos veremos muy pronto.

Acerqué mi cuerpo al suyo y coloqué mi mano en su hombro antes de darle un beso en sus mejillas.
—No esperaba encontrarte aquí esta noche, pero ha sido un placer conocerte. —Y aunque sonaba a despedida, porque realmente quería que así fuera, no parecía tener ganas de irme. Pero tenía cosas que hacer—. Cuídate y mantente lejos del alcohol como hasta ahora, es mucho más sano y te hará más feliz.
Como si yo en algún momento hubiera pasado por su situación y supiera de lo que hablaba... Pero quizá por conocer las situaciones de otras personas sabía lo que decía.

Retiré la mano de su hombro y con una última sonrisa me despedí finalmente de él para luego dirigirme hasta la puerta. La noche había sido curiosa y, al menos, en parte había olvidado lo que me afligía. Aunque ahora lo tuviera igual de presente que cuando llegué. Al salir de la taberna, me adentré en la niebla y, aunque lo lógico era pensar que estaba amaneciendo, llegó un momento en el que la oscuridad se hizo presente ante mí.


Me encontré con mi habitación al abrir los ojos. La meditación había sido exquisita, sublime y, en parte, me había ayudado a despejarme. En parte, porque hasta en mi lugar de confort Víctor hizo acto de presencia en alguna ocasión. Aunque fuera solo en pensamiento. Entonces una pregunta acudió a mi mente. «¿Existirá Joel o ha sido producto de mi necesidad del momento?». De existir, hubiera preferido mil veces cruzarme con él antes que con Víctor.

Aunque los errores nos servían para aprender y no volver a cometerlos en un futuro.
Sonreí y me levanté de la cama. Estaba un poco más contenta que cuando inicié aquel viaje a través de mi mente. Busqué el móvil por toda la habitación y cuando lo encontré sobre la mesa que estudiaba, justo encima del cajón donde estaban todas las cartas que le había escrito a Víctor en su momento, me di cuenta de que había estado mucho más tiempo fuera del que pensaba. Ya no era Halloween.

A partir de ese día estaba segura de que afrontaría todo lo que llegara con una sonrisa. Ya era hora de comenzar a olvidar, poco a poco, todo lo que me había causado dolor.



Podéis leer tanto este como el resto de capítulos en 
Ficción Romántica, el blog de R.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 10 de noviembre de 2016

La saga Identidad en papel





Cuando acabas la escritura de un libro, la sensación de plenitud que se obtiene es inmensa.

Seguramente el proceso ha sido sujeto a innumerables revisiones, a familiares y amigos temblando cada vez que un notificación de correo aparece en su día a día.
Porque debería ser esencial para toda obra ser lanzada en el estado más óptimo que pueda concebir su autor o los críticos con quienes haya formado equipo.

La edición en papel del libro es algo que merece una mención aparte.

No reniego en absoluto de lo digital, más bien al contrario, y considero que los e-reader (yo conozco Kindle) son una auténtica maravilla. Asimismo las aplicaciones que suelo utilizar, Kindle e iBooks, han hecho del mimo de la edición digital algo también casi obligatorio en mí.

Pero la edición en papel es la edición en papel.
En el terreno de la autopublicación, del que probablemente hablaré en detalle en el futuro, mi experiencia a la hora de ofrecer físicamente los libros de la saga Identidad ha sido con CreateSpace de Amazon.
Debo decir que la experiencia está resultando inmejorable.





No obstante esta entrada la quiero dedicar a perfilar muy por encima los aspectos a tener en cuenta a la hora de ir forjando, meticulosamente, el archivo final que mandaremos a CreateSpace Publishing Platform para que los lectores puedan hacerse con él, impreso y encuadernado, desde Amazon.

La edición y maquetación de un libro es algo que puede hacerse, como todo en la vida, de un modo bien trabajado o por el contrario bastante dejado.

Con la práctica uno va ganando experiencia, y puedo decir que me siento realmente satisfecho con las ediciones en papel de la saga Identidad.
Tratar de erradicar toda errata de su contenido, escoger con mimo las fuentes y tamaños, estudiar la distribución de los capítulos, anexos y extractos, así como meditar la inclusión de ilustraciones; todo ello conforma la punta de un iceberg de trabajo e ilusión.




Cuando el resultado llega a tus manos y los primeros lectores se muestran contentos… Hablamos de una excelente sensación.

Estoy acompañando este pequeño artículo de una serie de montajes con la saga Identidad en su edición física.

Las dos obras que, por el momento, la integran, son ‘La cabaña’ y ‘La taberna: Una libreta para el recuerdo’.
Con unas dimensiones de 6x9 pulgadas y rondando ambas las 250 páginas.


Estando ambas a un precio inferior a 8 euros… ¿Vas a dar una oportunidad a este mundo interior sujeto a todo tipo de emociones, disfrutando del tacto de sus páginas y el olor de su interior?





Artículos relacionados:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 9 de noviembre de 2016

La luz en la saga Identidad





Platón consideraba el alma como la dimensión más importante del ser humano. A veces habla de ella como si estuviese encarcelada en un cuerpo, si bien tal idea la toma prestada del orfismo.

Según el Timeo, el alma estaba compuesta de lo idéntico y lo diverso, sustancia que el demiurgo usó para crear el alma cósmica y los demás astros; además, los dioses inferiores crearon dos almas mortales: la pasional, que reside en el tórax, y la apetitiva, que reside en el abdomen. Por encima de las dos estaría el alma racional, que encontraría su lugar en la cabeza.
 Algo parecido se narra en el Fedro, donde se expone el mito de los caballos alados: el auriga es el alma racional, el caballo blanco representa la parte pasional y el negro la parte de los apetitos (siempre rebelde).
La tarea del auriga es mantener el caballo negro al mismo galope que el blanco. En el Fedón, el alma es vista como una sustancia que busca desligarse de los límites y conflictos que surgen desde su unión con el cuerpo, y que podrá vivir de modo pleno tras el momento de la muerte; este diálogo ofrece diversos argumentos que buscan probar la inmortalidad del alma.

Aristóteles definió la Psyche como "forma específica de un cuerpo natural que en potencia tiene vida". También la entiende como "la esencia de tal tipo de cuerpo". La forma o esencia es lo que hace que un ente sea lo que es. Por esto entendemos que el alma es lo que define a un cuerpo natural.
 Por ejemplo, si el oído fuera un animal, su alma sería el escuchar y su materia el propio órgano del oído. Un oído que no tuviera la función de oír sería un oído solo de palabra. En este caso, el alma configura la materia en un cuerpo natural organizado.
Así se forma una unidad sustancial (compuesta de materia y forma).
Alma y cuerpo no son separables en el viviente.

Fuente: Wikipedia




Si fuésemos coches, el motor y la carretera serían dos elementos sumamente significativos en nuestras vidas.
Como máquinas, podríamos generalizar esos conceptos a energía propia y dirección de destino.

Sin embargo somos humanos, lo cual complica en ocasiones y enternece en otras, dotando de cierta alma al conjunto con el que nos identificamos y nos hace autodenominarnos persona.
La analogía, sin embargo, no carece de cierta validez.
Siendo nuestro combustible algo tan etéreo y mágico como sujeto a inspiración, tanto nuestro motor como nuestra carretera deberían estar asociados al concepto de luz.

Luz interior.
Las personas que brillan con luz propia destacan sobremanera en un mundo cuyo sistema y masas parecen encadenados a un reguero constante de miseria y sufrimiento.

Luz en el camino.
Siempre ante el emocionante pero incierto futuro aguardándonos a la vuelta de la esquina, el saber identificar y dejarse guiar por la luminosidad de una trayectoria sana, vital y cargada de buenas intenciones quizá nos ponga en sintonía con buenas vibraciones.


Unos asociarán éstos aspectos de la luz a la propia energía universal.
Otros hablarán de santos o personas tocadas por un Dios.
Habrá quién disponga de sus propias teorías, en comunión con las anteriores o sencillamente rompedoras.
El caso es que, independientemente del contenedor donde se quiera depositar esta idea, el hecho de ponerla en práctica y sentir la calidez de nuestra luz interior, colocándola en el punto del camino donde nos encontremos para que sirva de guía, es algo digno de admiración.

En el trastorno bipolar, la problemática maníacodepresiva deforma esa luz en las fases maníacas cargándola de un componente artificial a rebosar de ira y tensión contenidas. También la apaga por completo cuando la fase acaricia o abraza la depresión.
En posibles fases de psicosis, si representásemos con fuego esa luz de la que hablamos, la hoguera resultante sería sentida por el sujeto más bien como una pira de varios metros de longitud.

En el terreno de los tóxicos, más concretamente en el de el alcohol, la adicción provocará que las luces que creamos ver en el camino sean en realidad espejismos de una luz interior largo tiempo dejada atrás en beneficio de una lenta conducta autodestructiva.
Dicha conducta irá convirtiendo los focos en lámparas, las lámparas en bombillas y las bombillas en velas.

Para finalmente ahogar todo oxígeno matando toda fuente de luz.
No obstante, siempre permanece una puerta abierta a la desintoxicación.
De ser representada con una luz, la calidez de un farolillo en una oscura calle sería una adecuada manera de perfilar la invitación que lleva implícita.


En la saga Identidad la luz goza de un significativo papel.
Tanto la interior como la del camino.
Motor y carretera.
En ‘La cabaña’ una cambiante hoguera se presenta perenne en la misteriosa vivienda de Anciano.
En ‘La taberna’ es un farolillo el que parece guiar a Joel en su intensa y brutal guerra.

En ambos casos una pequeña fuente de calidez trata de hacer frente cual David contra Goliat a gigantescos Monstruos nacidos de los lugares más tenebrosos de lo psicótico y lo tóxico.

Saber si se apagarán o no, si prevalecerá la esperanza, es ya algo que os espera en las páginas de la saga.



Artículos relacionados:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 8 de noviembre de 2016

Saga Identidad: Introducción



INTRODUCCIÓN



Acompaña a un grupo de personas en diferentes momentos vitales a una cabaña donde un anciano y una niña tratarán de ejercer de guía en un laberinto mental bajo la sombra de la psicosis maníacodepresiva.


Navega en un océano en guerra contra un monstruo acompañando a Joel en su lucha contra un trastorno bipolar en patología dual con el alcohol.

Tanto da el orden que escojas.
Se trata de entregas independientes.
Por donde empieces la saga Identidad enriquecerá de modo diferente la experiencia.

Con un mundo interior en común, conocerás a Experiencia, Resolución, Rectitud, Esperanza, Ilusión y muchos otros personajes que, junto a un Monstruo, sacudirán tu Conciencia removiendo y desmenuzando todo tipo de aspectos de un mundo muy real. 
Plasmado en ocasiones con realismo y en otras con la ficción como muleta, dicho mundo te acercará a la mágica pero maldita visión característica del lado más complicado de la salud mental.


Artículos relacionados:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 7 de noviembre de 2016

Saga Identidad: Los personajes de 'La cabaña'





Saga Identidad


PERSONAJES DE 'LA CABAÑA'



Entre el amplio elenco de personajes que aparecen en ‘La cabaña’, se encuentran los de Niño, Adolescente y Hombre.


El primero, Niño, resulta un individuo un tanto asustadizo e inseguro, dado que una misteriosa experiencia causa mella en él, al tiempo que una sensación inexplicable lo inquieta.





En cuanto al segundo, Adolescente, se trata de alguien que derrocha energía, aunque bien es cierto que lo hace con una carga de prepotencia, soberbia, altanería y chulería que contrastan sobremanera con su condición de soñador inconformista.

Ambos, junto con Hombre, el tercer personaje, padecen de trastorno bipolar.

Hombre es una persona propensa a tener visiones de la locura, mientras avanza por su camino desarrollando una personalidad analítica que logre explicar los enigmas a los que se enfrenta.





Los fotomontajes que acompañan a este artículo ilustran la visión que el autor tiene de estos personajes.


En ningún caso pretendo que resulte algo que se imponga a la imaginación de los lectores, pues uno de los objetivos principales de ‘La cabaña’ es que se preste a ser rellenada por las propias visiones y experiencias de aquél que se zambulla en su universo, completando así la experiencia que trata de forjar.

A parte de estos tres ejemplos, la obra presenta muchos más personajes que con el tiempo trataré de ejemplificar en sus respectivos montajes.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ilustración de 'La cabaña': Hombre





Hombre:

Un protagonista principal de 'La cabaña'.
Asaltado por cíclicas visiones de la locura evolutivas. Analítico.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...